viernes, 20 de mayo de 2016

¿El repunte rosado?

Sport Boys retomó el buen rumbo. Recién en la cuarta fecha del torneo de Segunda División, Sport Boys encontró la senda del triunfo, ya que en las tres anteriores presentaciones solo le significaron sendas derrotas que lo tenían como coleros del campeonato de ascenso. Esta vez el cuadro porteño se impuso por 3-1 a Cienciano del Cusco en el estadio 'Miguel Grau' del Callao.

Al parecer uno de los factores que hicieron que el equipo de Sport Boys despierte, es que la administración prometió ponerse al día en las mensualidades en los próximos días. Otro factor es que la mayoría de jugadores es nacido en la cantera rosada y ellos quieren ver a su equipo de vuelta en la Profesional y no olvidado como sus colegas del Atlético Chalaco en la liga del Callao. Un factor importante también fue la llegada como refuerzo del arquero argentino Daniel Ferreyra, quien días antes se había desligado del Melgar de Arequipa y vino a aportar su experiencia, sobre todo en un puesto que es fundamental para ganar los partidos.

Como cuarto factor, al parecer los pupilos de Rivelino Carassa ya entendieron la manera cómo desea que juegue el equipo que prácticamente es nuevo en comparación con otros años. Y un quinto factor sería que la experiencia de Rainer Torres, Ryan Salazar y Jorge Huamán también juegan un rol importante en un torneo, donde también hay exigencia para jugar con elementos Sub 20, que tienen que ser bien guiados por gente con mayor recorrido en las canchas. Sport Boys, esperemos, siga por el camino de los triunfos que ya dejó mucha ventaja.

Ademas, otro de los factores que ayudaron a levantar a la 'Misilera' sería el apoyo incondicional de la sufrida hinchada porteña que cada año sueña con ver volver al equipo de sus amores en Primera. Lamentablemente, no todos son hinchas que suelan asistir al estadio y eso también perjudica a la economía del club porteño, porque si hay buenas asistencias habría dinero para pagarle al plantel de Sport Boys. La Segunda División es un reto muy duro para el cuadro chalaco.

Diario El Bocón