miércoles, 17 de diciembre de 2014

“Lo más fácil es limpiarse y no dar la cara”

Cansado de las mentiras de los directivos del José Gálvez, el volante arequipeño, Percy Manchego, presentó ayer también su problema a la Agremiación de Futbolistas; esperando que en los próximos meses se le conceda la cancelación de su deuda que asciende a un mes.

Mediante declaraciones vía telefónica desde su natal Arequipa, el jugador también se mostró indignado por la forma como se cerró el campeonato, donde debido al compromiso de los directivos en cuanto a los salarios atrasados y falta de insumos en los partidos u entrenamientos, llegaron a perder la categoría de la Segunda División Profesional.

“He presentado mi caso la Agremiación, ya que nos dieron plazo solo hasta el 15 de diciembre, de ahí ya no se puede reclamar nada. He hecho este trámite personalmente, porque cada uno vela por sus intereses, y en este caso, lo tenemos que hacer porque los directivos del Gálvez se han desentendido de todas las cosas que nosotros hemos reclamado inicialmente”, acotó.

Asimismo, indicó los meses que se le adeuda; mostrándose apenado por la situación de algunos jugadores que no llegaron a recibir su salario del mes de noviembre (Bruno Celis, Rafael Rojo, y Bryan Rojas).

“A mí me deben el mes de noviembre, y una quincena de octubre. Yo he presentado un estado de cuenta a la Agremiación y ellos van a revisar todo. Me da pena por tres jugadores que no llegaron a recibir su sueldo del mes de octubre. Pero ya cada uno tendrá que velar por sus intereses ante la Agremiación, si es que quieren que lo paguen hubieran actuado”, enfatizó.

Vale aquí recordar, según declaraciones de uno de los jugadores mencionados, que la deuda no sería de noviembre sino de otros meses atrás.

De otro lado, el jugador arequipeño hizo una reflexión de la dura temporada que les tocó atravesar al frente del equipo galvista, pero a pesar de ello, dijo que se dieron hasta el final del certamen.

“La prensa es testigo de todo lo que pasamos. Aquí los jugadores ni los dirigentes nos podemos limpiar, pero lo rescatable es que los jugadores entregamos la cara hasta el final. No hemos echado la culpa nadie, sino tratando de que nadie se sienta aludido. Solo que por cuestiones que los mismos dirigentes manejaban las riendas del club; Sergio Ibarra y otros jugadores se fueron porque el club no se hizo responsable lo que había arreglado en un principio con cada uno de ellos, yo sinceramente no me fui porque no tuve ofertas, sino lo hubiera hecho”, sostuvo.

No obstante se notó triste al recordar el descenso del cuadro chimbotano. “A mí personalmente no me fue favorable poder descender, pero las cosas se dieron de esa manera. Solo que pensar en frío las cosas y seguir adelante. Es un golpe anímico totalmente grande, ahora me pongo a pensar de la experiencia y me trae gratos recuerdos de Chimbote, de cómo nos trataron y se pasó con todos mis compañeros”.

ES FÁCIL QUE HABLEN Y SE RETIREN

Del mismo modo, el mediocampista cuestionó el irregular funcionamiento de los directivos que conllevaron finalmente a la debacle de la institución deportiva.

“No se dio lo que verdaderamente queríamos, nosotros nunca hemos echado la culpa a nadie. Los dirigentes que se quieren limpiar y decir renuncio, creo que es lo más fácil y no dar la cara todos estos meses. Económicamente a mis compañeros les deben más de dos meses, muchos abusos que cometieron, felizmente los últimos meses llegamos a reclamar y se nos concedió algo, que si no lo hubiéramos hecho hubiera quedado de lado”, dijo.

Finalmente, en cuanto a su futuro, Percy Manchego indicó que viene manejando la oferta de un equipo, pero no quiso dar ante a una posible cancelación de la contratación.

“No tengo nada concreto aún. Ahora no te puedo dar un nombre porque se pueden caer las negociaciones, es un sueldo mínimo pero aceptable. Pero aún vamos a ver qué es lo que sale en Primera o Segunda. Al margen de ello también creo que la experiencia vivida en Gálvez me va ayudar a analizar las ofertas, porque siempre las hay”, puntualizó.

Diario de Chimbote